Una condición imprescindible para comprender estas nuevas condiciones para la gestión, es entender y ver a los condominios y sus edificios, como organizaciones empresariales que deben enfocarse a lograr objetivos claros y concretos, sin perder de vista la máxima eficiencia en la utilización y aplicación de recursos, humanos, materiales y económicos.