Porque cualquier individuo, familia o grupo, puede incursionar con éxito en esta actividad, si puede acceder a los recursos económicos mínimos necesarios, y si cuenta con el asesoramiento de un profesional en desarrollo inmobiliario

Por su seguridad, porque transforman el capital aplicado en un bien inmueble, sólido, tangible imperecedero, y hasta eventualmente en un bien de capital, que puede producir recursos genuinos (renta). Además, estos bienes se revalorizan naturalmente en el transcurso del tiempo de su tenencia, por lo que van aumentando sistemática y constantemente su valor comercial.

Por su flexibilidad, porque permiten realizar negocios de cualquier tamano y tipo, de acuerdo a las posibilidades, conocimiento y/o preferencias de cada emprendedor.

Por su rentabilidad,  porque comparativamente con inversiones de niveles de riesgo similares e inclusive un poco mayores, son la opción mas redituable de todas.

Por su accesibilidad, ya que no hay barreras para entrar ni para salir a este tipo de negocios, ni la necesidad de permisos ni regulaciones especificas para desarrollar la actividad como Promotor independiente.